La geofísica y el ajedrez se pueden combinar

La salvadoreña Alejandra Zavala es integrante del equipo femenino de ajedrez salvadoreño que se agenció medalla de oro en la categoría D Femenina en modalidad grupal de la Cuadragésima Tercera Olimpiada de Ajedrez, organizada por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) en la ciudad de Batumi, en Georgia.

Para lograr el oro Alejandra, junto a su equipo, superó en primera ronda a rivales provenientes de Rumania, país número 20 del raking mundial del al FIDE; en instancias finales se enfrentaron contra la selección de Tunes, logrando obtener el porcentaje necesario para ganar el oro.

“Nos apoyamos unas con otras, aunque solo una jugara la partida todas estábamos ahí para apoyarla”, dice Zavala. También reconoce que contaron con el apoyo de otros compañeros centroamericanos quienes las felicitaron por obtener la única medalla femenina en esa categoría para toda América.

Ajedrez en la sangre

Zavala una destaca estudiante de la carrera en Geofísica en la Facultad de Ciencias Naturales y Matemática de la Universidad de El Salvador (UES), quien practica el ajedrez desde los tres años.

“Aprendí a jugar ajedrez a los 3 años, había un tablero en la casa yo lo saqué por curiosidad y mi papá decidió enseñarme, de ahí mi mamá me llevó a la Federación a los 5 años y así nació mi amor por el ajedrez” dice Alejandra.

Zavala también recuerda que su primera participación en un torneo internacional de ajedrez, fue en una justa realizada en la ciudad de Guatemala; donde a la edad de ocho obtuvo el tercer lugar.

Desde esa fecha se mantuvo como ajedrecista activa en la Federación Salvadoreña de Ajedrez, participando en competencias nacionales e internacionales. Cuando ingresó a la UES decidió priorizar sus estudios y abandonó por unos meses el ajedrez.

“Cuando entré a la universidad me retiré como por 5 meses, pero volví porque sentía que me faltaba una parte de mí, entonces vi que había un torneo internacional y dije voy a volver”, comenta Alejandra. Tras su regreso la ajedrecista necesitó participar en tres torneos locales, que le brindaron el puntaje necesario para poder representar nuevamente a El Salvador en un torneo internacional.

El objetivo de Alejandra es participar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Universitarios a realizarse en mayo del 2019 (dónde) y en los Juegos Centroamericanos Mayores de 2021, por lo que tiene claro que para lograr su meta deberá balancear su carrera universitaria y su amor al deporte.